POR DIEGO ZAMBRANO BENAVIDES- EL COLOMBIANO

Como una especie de alerta temprana, la Mesa Ambiental de Sabaneta advirtió que la presión de suelo sobre la microcuenca La Doctora por el elevado número de construcciones podría ocasionar graves consecuencias.

En los recorridos realizados con expertos han identificado algunos puntos críticos que, debido a la desviación de cauces naturales de agua, en caso de crecientes por olas invernales podrían causar desprendimientos de tierra, inundaciones o avenidas torrenciales.

No obstante, la Secretaría de Planeación local informó que actualmente adelantan estudios para actualizar los planes de gestión de riesgo y evitar que se puedan desencadenar desastres en el territorio.

“A las constructoras que llegan con sus proyectos parece que les estorbara el agua, en vez de respetar este elemento y acondicionarlo como agregado, lo desvían de su curso”, señaló Jaime Montoya, coordinador de la Mesa Ambiental de Sabaneta.

Esta se suma a otras problemáticas que tiene el municipio como el caos de movilidad y la limitada capacidad del acueducto para atender a cerca de 90.000 habitantes.

Según cifras de la Alcaldía, hay más de 34.000 viviendas, de las cuales 18.389 se construyeron entre 2012 y el presente año. Todas se deben acomodar en los escasos 15,92 kilómetros cuadrados que tiene esta localidad.

Puntos críticos

“La Doctora tiene una cantidad de amenazas de movimiento en masa de tierra, porque la cuenca está recargada de construcciones verticales casi que en los retiros de la quebrada”, afirmó Montoya.

Ángela Quintero, también integrante de la Mesa Ambiental local, reveló que se han identificado 60 afloramientos de agua que llegan a La Doctora en la vereda San Isidro.

“Esos suelos son muy blandos para las construcciones, es una zona de alto riesgo, y si las constructoras llegan y cambian los cauces taponando las fuentes, lo que va a suceder tarde o temprano estos hilos de agua van a tratar de recuperar sus cursos naturales”, dijo.

Quintero también mencionó este mismo problema se presenta en el sector San José, lo cual fue corroborado por el geólogo Milton Álvarez, quien dijo que en esta zona se evidencia un movimiento en masa en proceso.

El geólogo señaló que los informes técnicos de Corantioquia han permitido establecer que en algunas zonas se alteraron cauces e incluso se talaron árboles en la zona de protección de la microcuenca.

Consecuencias

“Cualquier escenario negativo en estos puntos podría desencadenar que aguas abajo las edificaciones se inunden durante una creciente, o que inclusive la corriente arrase viviendas”, reveló Álvarez.

Por su parte, César Hidalgo, ingeniero civil y docente de la Universidad de Medellín, explicó que la alteración de los cursos de agua puede desencadenar en fenómenos de erosión e inestabilidad en los taludes.

“No se pueden intervenir de forma descontrolada porque se debe garantizar y prevenir esos proceso erosivos que pueden generar crecientes súbitas”, dijo Hidalgo.

Ángela Quintero dijo que la intención con la alerta temprano es evitar que desastres como el que ocurrió en Salgar, en 2015, se repitan por la irresponsabilidad de urbanizar sin medir el impacto ambiental.

El secretario de Planeación de Sabaneta, Camilo Vergara, informó que está revisando el Plan de Ordenamiento Territorial para tener una visión más realista de la gestión del riesgo.

“Estamos haciendo estudios orientados a evaluar amenazas por movimientos de masa, inundaciones y avenidas torrenciales. De acuerdo a los resultados se tomarán medidas inmediatas o se ajustarán las existentes para prevenir cualquier escenario negativo en nuestro municipio”, expresó.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *